Registro

Sigue el blog por Email
Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.







 

 

Adagio para Cuerdas, Op. 11

Samuel Barber

Por Laia Bárber

 

     La recomendación de esta emisión ocupa un lugar importante en el repertorio fúnebre y en el de las salas de conciertos en los Estados Unidos. Se interpretó en los funerales de Roosevelt, de JFK y de la princesa Grace. La BBC organizó un servicio luctuoso en memoria de las víctimas del 9/11 en el 2001 en el que también se tocó. En 2005 en su álbum “Just Be”, el reconocido DJ danés, Tiësto, trasportó el adagio a la música electrónica. Las películas “Platoon” y “The Elaphant Man” la incluyeron en su banda sonora. El Adagio para Cuerdas, Op. 11 es una pieza que forma parte de la memoria colectiva tanto auditiva como afectivamente.

Adagio para cuerdas, Op. 11

Samuel Barber compuso el Adagio para Cuerdas como el segundo movimiento de un cuarteto para cuerdas, Op. 11, en 1936, a los veintiséis años de edad. Barber también compuso una versión orquestal que condujo Toscanini en el Estudio 8H en Rockefeller Center dos años después. En 1967, Barber adaptó el adagio para coro de ocho voces, utilizando el texto de la liturgia católica en la que Jesucristo es ofrecido en sacrificio por los pecados de los hombres, Agnus Dei.

El término “cuarteto de cuerdas” tiene dos acepciones: conjunto instrumental de cuatro cuerdas, generalmente dos violines, una viola y un violonchelo; y composición musical para esa misma formación instrumental estructurada en cuatro movimientos, aunque existen cuartetos de tres, como es el caso del de Barber.

Dentro de la música de cámara, éste género es el más apreciado, lo desarrolló Haydn hacia la segunda mitad del siglo XVIII. Él compuso setenta, Mozart veintiséis.

Samuel Barber (1910- 1981) nació en Pensilvania. Además de compositor fue pianista, barítono y sargento de la Fuerza Aérea de los EEUU durante la segunda guerra mundial. Ganó en dos ocasiones el Premio Pulitzer otorgado por la Universidad de Columbia por su ópera Vanessa en 1958, y por su Concierto No.1 para Piano en 1963. Para la inauguración del Metropolitan Opera House, en 1966 compuso Antonio y Cleopatra.

El cuarteto de cuerdas “Quatuor Debussy” interpreta la versión del adagio seleccionada en Youtube para esta emisión; se fundó en Lyon en 1990. Para celebrar los 250 años del nacimiento de Mozart grabaron la transcripción de su Réquiem, K 626, de Peter Lichtenthal, merece un vistazo o mejor dicho, una oidita.

Si como Leonard Bernstein y otros expertos sostienen, el fenómeno de la sinestesia permite a ciertas personas ver colores al escuchar sonidos musicales, el Adagio para Cuerdas de Barber es buena ocasión para intuir los colores que enaltecen el lamento y nos llevan a confrontar el dolor desde una dimensión no verbal. El Adagio para Cuerdas perturba y posterga el consuelo como el cauce de un río que serpentea en busca de quietud. W C Wentzel, autor de “Samuel Barber: A Research and Information Guide” asegura que la pieza es ideal para escenas finales, de tales instancia, la muerte es sin duda la coda por excelencia.

Línea de tiempo

 

Comentario:



Comentario:


Historial de comentarios: Adagio para cuerdas, Op. 11
Nombre: Fecha: Comentario:
     

 

Laia Bárber, Todos los Derechos Reservados © México 2014.