Registro

Sigue el blog por Email
Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.







 

 

Una Pistola en cada mano

De Cesc Gay

Por Laia Bárber

   

Una manera eficiente de llamar la atención hacia una película es ganar un premio cinematográfico en Francia. La recomendación de este bimestre contiene seis episodios y un epílogo. El reparto es colosal y el guión inteligente y divertido. Una pistola en cada mano recibió en abril el Premio Julio Verne, la máxima distinción del Festival de Cine de Nantes (Francia), además del Gaudí por mejor guión, mejor actriz y actor secundarios, y el Goya también para Candela Peña como mejor actriz de reparto

La Cueva de los Sueños Olvidados

Ocho hombres comentan sus dilemas durante encuentros casuales con amigos, conocidos, ex-esposas y potenciales amantes. Es una película rodada en Barcelona exclusivamente para occidente. Este grupo de hombres caucásicos, lo lamento, blancos suena aún más elitista, ilustrados y citadinos en el sentido de mundanos, son el ingrediente esencial del director y co-guionistas catalán Cesc Gay (1967). Si bien, su blanco son las relaciones, la paleta incluye disfunciones eréctiles, infidelidades, abusos y ataques de pánico que sesgadamente retratan la crisis masculina de la mediana edad. El carácter de estas vicisitudes tanto como su alcance, son el lujo y privilegio de una casta a este lado el orbe.
A las mujeres se les retrata en forma de personajes redondos de autoestima y madurez respetable, en tanto a ellos, …, bueno… a ellos se les ve sincerarse, llorar, suplicar, dolerse, perderse, arrepentirse, confesar verdades y mentiras, manipular.

Con mínimos movimientos de cámara, una línea narrativa primitiva y un tempo alejadísimo del cine de Hollywood que nos rige, ésta es una comedia contemporánea que atrapa y se disfruta. El ritmo de las conversaciones, que son la única acción que veremos, con la interrupción escasa de alguna llamada celular, es la verdadera veta de la película. Desde la impotencia que pide auxilio, los personajes conversan con extraordinaria calma y control sobre sus embrollos, construyendo viñetas que reflejan la pérdida de identidad bajo el peso de las demandas sociales y de lo que ellos perciben sobre sí mismos.
La actuación es de primera, los gestos, silencios y miradas son tan concretos como el desamparo.

La línea narrativa avanza en boca de arqueólogos, historiadores, paleontólogos, geólogos y otros especialistas, desde un antiguo hombre de circo hasta un perfumista; franceses enamorados de su terroire, de su pasado, de sí mismos.
La película que es documental, ficción y ensayo filosófico se hace acompañar de música de otro mundo; compuesta por el chelista Ernst Reijseger para su violonchelo de cinco cuerdas, da un efecto sobrenatural.

Espero con la breve descripción de la película dirigida desde la desconfianza del cineasta al saber racional, haber justificado iniciar la recomendación con la descabellada metáfora del mutante albino, cuyo eslabón, como el nuestro, se enfrenta a lo indescifrable desde una dimensión para la que no bastan los ojos. “Estamos atrapados en la historia, ellos no”, sostiene un científico que prefiere llamar a sus moradores homo spiritualis.

La película equivale a un balde metafísico de agua fría que además de sacudir nos preparará para escuchar el cuarteto de cuerdas 14 de Beethoven en do sostenido menor, opus 131 que corresponde a la recomendación musical de este bimestre. Porque al ingresar al interior de la Caverna de Chauvet el silencio es un camino para apreciarla, y también porque al escuchar a Beethoven, asirnos a ese silencio podría sensibilizarnos a los latidos de los sueños olvidados del artista.

 

Una Pistola en cada mano
Director: Werner Herzog
Canada - EEUU - Francia - Alemania 2010
Música: Ernst Reijseger
3D
110' Min.

 

 

Comentario:



Comentario:



Historial de comentarios: Una Pistola en cada mano
Nombre: Fecha: Comentario:
     

 

Laia Bárber, Todos los Derechos Reservados © México 2015.