Registro

Sigue el blog por Email
Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.







 

 

HHhH
De Laurent Binet

Por Laia Bárber
Versión reeditada

 

            Iniciamos las recomendaciones literarias del Primer Bimestre con la recomendación de la novela histórica HHhh del francés Laurent Binet (‘72). Obtuvo el Premio Goncourt en la modalidad de primera novela en 2010; el acrónimo se debe al título en alemán Himmlers Hirn heisst Heyndrich (el cerebro de Himmler se llama Heyndrich).

 
HHHH

           

Para Binet, rellenar los huecos de una novela histórica con la imaginación es un acto perezoso del autor: —Mi historia está agujerada como una novela, solo que en una novela común es el novelista quien decide la ubicación de esos agujeros, derecho que he rechazado por considerarme esclavo de mis escrúpulos—. Su dilema como narrador fue evitar la tentación de novelar la Operación Antropoide, un acto heroico de resistencia al nacismo, para hacer justicia al pasado y poder rendirle cuentas. “Todos los diálogos que me invente (no habrá muchos) serán tratados como escenas teatrales”, advierte en el libro desde su prosa periodística y frugalmente adjetivada. Quizá se deba a que es profesor de literatura y no historiador que Binet haya escrito una novela a la que constantemente tuvo que poner freno cuando pudo escribir una crónica.

El autor utilizó un hecho histórico para a la manera de los makings-of en el cine escribir una novela. El 27 de mayo de1942, el checo Jan Kubiš y el eslovaco Jozef Gabčík, seleccionados por la Dirección de Operaciones Especiales de Churchill atentaron contra la vida del brazo derecho de Himmler, jefe supremo de la Oficina Central de Seguridad del Reich, arquitecto de la Solución Final, soberano del Protectorado de la anexada Checoslovaquia apodado El carnicero de Praga: Reinhard Heyndrich. “La Historia es la única verdadera fatalidad: se le puede releer en todos los sentidos pero no se le puede rescribir”, decreta Binet en las últimas páginas de su libro en el que el origen del texto y su producto final son él mismo. Asistiéndose del monólogo interior, de conversaciones con el lector, además de una estructura que sabe a bitácora náutica, Binet subordina el relato histórico a su atormentado proceso creativo. Para efectos dramáticos y bien logrados, construye su identidad bajo su propio nombre, Binet escribe sobre Binet al investigar, imaginar, recrear y narrar el atentado. Combinar lo biográfico con la ficción, así como colocar al autor-narrador-personaje al centro de la acción hace de HHhh un ejemplo curioso de auto-ficción. El resultado es una lectura de fusión aderezada de tintes meta-ficticios y suculencias propias de las memorias y de la novela en primera persona. Las ambivalencias, imprecisiones y dudas a que nos convida el periplo de su investigación, remiten al autor/protagonista a un laberinto de posibilidades que determina su agujerado relato. Su meticulosidad teje el melodrama a partir de detalles micro-históricos (el color del Mercedes ¿negro o verde? en el que viajaba la víctima). La lectura de capítulos, algunos concebidos como diapositivas o fichas bibliográficas, prolongan el desenlace de un atentado consumado hace setenta años.

La historia no palidece ante la premisa de Binet por esclarecer si hacer justicia al pasado en una novela histórica es o no posible. El tino es el desatino del artista para exponer sin pudor las trampas y velos que nos separan del pasado.

 

HHhH
Laurent Binet
Seix Barral
2011 

 

Comentario:



Comentario:



Historial de comentarios: HHhH
Nombre: Fecha: Comentario:
Montes Urales 10/09/2012 ¡Excelente novela! Muy bien documentada; y con un desenlace muy bien logrado. Describir el proceso de elaboración de la obra es muy original. Me gustan los detalles para encontrar la verdad histórica sin resultados. Por ejemplo, la discusión del color del automóvil en el que viajaba la víctima del atentado.
Ignacio Zorrilla 06/09/2012 Libro que le llevó varios años al autor publicar y que en la parte histórica demuestra toda la investigación realizada, siendo este el principal valor que le encontré.
Nos hace viajar a la 2a. guerra mundial y conocer mejor la personalidad de: Hitler, Heyndrich y Himmler. La forma en como se planea la muerte de Heyndrich por 2 agentes en contra de los Nazis y en donde el autor plantea una defensa heróica muy bien documentada al final del libro.
Mi crítica al libro; el autor se pierde en detalles sin importancia, probablemente para demostrar la investigación realizada y esto hace perder continuidad en la lectura. Adicionalmente, el autor incluye la forma en como fue validando/obteniendo la información, lo que igualmente le quita fluidez y va perdiendo el foco en lo sustancial de la historia, que es muy interesante.

Francesc Rovira Llacuna
04/11/2012 Aún no he leído la novela, pero prometo hacerlo.
De todos modos, me gustaría aportar mi granito de arena al análisis de la obra que realiza Laia Bárber.
A mi modo de ver la diferencia entre una crónica y una novela histórica está en que la primera es una exposición de hechos que ha de ser completamente fiel a la realidad, mientras que la segunda es la dramatización de esos hechos, su conversión en escenas.
Naturalmente, la novela sólo es posible si la verdad de fondo se adorna con una serie de secuencias que, aun siendo ficticias, deberán guardar fidelidad a esa realidad histórica. Siempre digo que en una novela histórica sólo es verdad un 5 %, la parte que corresponde a los sucesos históricos que envuelven la trama. Pero la trama en sí, contendrá escenas a puerta cerrada, diálogos, expresiones, gestos de los personajes, que el autor no tiene más remedio que inventarse. Pero aun siendo inventados no pueden desvirtuar los sucesos históricos que tratan de dramatizar.
La ventaja de la novela está en que, además de informar, implica al lector, le emociona, le ?hace sentir?, permite que el autor tome partido (y también el lector). El libro de historia, o la crónica periodística, tan solo informan, pero no tratan de emocionar al lector.
Visitación Ballalta Fernández 04/11/2012

Soy una apasionada de la historia, tengo una colección de 75 libros, los he leído casi todos. Me gusta la novela histórica porque es más amena de leer, pero... cada vez voy entendiendo mejor que ni en HISTORIA y menos aún en NOVELA HISTÓRICA HAY MUY POCA VERACIDAD. Y me viene a la mente aquella frase antigua y famosa... que nada es verdad ni mentira que todo es según el "CRISTAL CON QUE SE MIRA".

Laia Bárber 16/08/2013 Hay una excelente película sobre el hecho que narra Binet HHhH: ?Operation Daybrake? también intitulada "Seven met at Daybreak dirigida por Lewis Gilbert en 1975. Vale mucho la pena verla después de leer el libro

Laia Bárber, Todos los Derechos Reservados © México 2015.