Registro

Sigue el blog por Email
Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.







 

 

La culpa es de Fidel
De Julie Gavras

Por Laia Bárber

 

         La recomendación de este bimestre, La culpa es de Fidel, dirigida por Julie Gavras, hija del director griego Costa-Gavras es su debut como directora de cine. La película es un deleite tanto por el papel que interpreta Nina Kervel-Bey de una preadolescente de diez años, Anna, como por el retrato de los surcos que los años setenta cavaron en las conciencias. La reconciliación de Anna con el mar de contradicciones a que la enfrentan la lucha entre dos ideologías que han dominado el mundo casi un siglo, pasea al espectador entre el drama y el humor desde la ingenuidad de la infancia.

La culpa es de Fidel

Es 1970 en París. Anna se consume desde polos opuestos del espectro político, por dilucidar las lealtades que debe a su familia, y su feroz resistencia a los cambios en su vida. Son tres las figuras que desde el amor que le prodigan complican las circunstancias: sus padres, sus abuelos maternos y su nana Filomena. Su esfuerzo por adivinar y atar cabos sobre la vorágine de eventos que la rebasan es perspicaz y se asiste del sentido común. Porque nadie puede explicarle aquello que se encuentran en trance de comprender, Anna se vuelve aprendiz de anarquista.

Deslumbrados por la izquierda, los jóvenes padres de Anna, tras un largo viaje a Chile se deciden por cambiar de estatus y trabajar por la distribución de la riqueza. De padre español y madre francesa, Anna pertenece por ambas líneas a estratos burgueses. En Francia, sus abuelos maternos lloran desde su château en Bordeuaux la muerte del General De Gaulle; mientras en España, por el lado paterno, sus otros abuelos, los Duques de la Mesa yacen en la mansión familiar bajo la sombra del General Franco. De este segmento de ambas historias familiares nacerá la hebra del exilio que trastoca la vida de Fernando, el padre de Anna, que antes del asesinato de su cuñado a manos del ejército franquista, ejercía en Francia la abogacía. Y es aquí que la sutil lectura sobre el exilio se torna fascinante y requiere atención.

La inocencia y bravura de Anna, su cordura y desplantes son la voz desde la cual Gavras presenta una óptica en la que se pueden apreciar aciertos en ambas ideologías. Desde el “aborto” como acto individual hasta el “espíritu de grupo” como acto colectivo, desfila una gama de dilemas que hacen a Anna preguntar a su madre Marie, Julie Depardieu, hija de Gérard: “¿Qué es mejor decir o no decir?”

El espectador acompaña a la protagonista en un devenir que abusa las renuncias a que la obligan los ideales paternos. Despide a su nana Filomena quien desde que abandonó Cuba responsabiliza a los comunistas de todo lo malo; le sigue la nana griega y finalmente una vietnamita. Despide a Mickey Mouse por fascista, despide su clase de catecismo para poder conservar su escuela privada y también despide el jardín de su antigua casa por el pequeño departamento en el que sus padres reúnen a militantes que apoyan la candidatura de Allende a 8000 km de su hogar.

En este contexto de grandes cataclismos vemos a Anna y a su hermano François de cinco años organizarse para jugar, no a policías y ladrones, sino a encarnar a Allende y a Franco.

—Pido ser el bueno, exige François.

—Ambos son buenos, el papá de papá fue amigo de Franco — explica Anna.

 

La culpa es de Fidel/ La faute à Fide
Director: Julie Gavras Basada en la novela de Domitilla Clamai
Música: Armand Amar
Francia 2006

 

 

Comentario:


Comentario:




Historial de comentarios: La culpa es de Fidel
Nombre: Fecha: Comentario:
Olga de la Fuente 12/03/2013 No he visto la película todavía, pero Anna me recuerda a otra Ana: la de "El espíritu de la colmena" (1973) de Victor Erice, que a través de sus ojos llenos de curiosidad y su escape a la fantasía nos cuenta la historia de un pueblo en España que -en silencio- sufre las consecuencias de una guerra.

 

Laia Bárber, Todos los Derechos Reservados © México 2015.