Registro

Sigue el blog por Email
Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.







 

 

Leches Vegetales
Por Laia Bárber

 
         Hay opciones nuevas e inusitadas para sustituir la leche de vaca, alternativas para quienes gustan de experimentar con el paladar, para los intolerantes a la lactosa y también para los que el sabor de la leche de vaca desagrada. A falta de un apelativo sugerente o apropiado, las llaman “leches”, aun cuando su origen es vegetal y no las diseñó la naturaleza para alimentar a alguna cría de alguna especie. Son un monocromático repertorio de sustitutos tanto de leche como de crema animal y, si bien su blancura inspira, reflejan las coloridas tendencias tanto en las modas nutricionales como en los hábitos alimenticios. Para ir a la vanguardia la sugerencia de este bimestre son las leches de avena, soja, arroz, almendra y coco.
 
Leches vegetales

La leche de avena se hace remojando las hojuelas del cereal sin cáscara durante varias horas para suavizarlas y hacerla fácil de digerir. Ayuda a reducir los niveles de colesterol y azúcar y a fortalecer el sistema inmunológico. Favorece la pérdida de peso. Contiene potasio, manganeso, fósforo, vitamina E, A y del grupo B, además de  aminoácidos esenciales. Es más rica en fibra y carbohidratos que la leche de arroz y la de almendras. No se recomienda para intolerantes al gluten, a menos que se especifique que se hayan utilizado hojuelas sin gluten. Su sabor es muy agradable.  

 

La leche de soja se prepara a base de esta leguminosa que por su alto contenido proteico ha sido sembrada y manipulada irresponsablemente para satisfacer su alta demanda. Un gran porcentaje de su producción proviene de plantas genéticamente modificadas (consulte el reporte completo en: www.Cornucopia.org y asegúrese de comprar su versión orgánica). El impacto ambiental que ha ocasionado la siembra de soja ha devastado enormes zonas del Amazonas. Es muy importante revisar en la ficha nutricional la concentración de azúcar que tiende a ser alta. La leche de soja tiene menos grasa que la de almendras y más proteínas. Contiene fibras y es rica en vitaminas del grupo B. También contiene hierro, manganeso, fósforo, zinc, cobre y magnesio. A diferencia de la leche de arroz, de almendras y de coco, la de soja es muy difícil de preparar en casa. Los granos se remojan en una solución alcalina y se hierven a altas temperaturas. Su uso no se recomienda para niños o personas con problemas de tiroides por su alto grado de aluminio y manganeso, tampoco para quienes tienen dificultad en procesar leguminosas.  

 

La leche de arroz se prepara con arroz integral cocido en agua y sal, generalmente se agrega tapioca o aceite de cártamo y algún tipo de miel para endulzar y dar consistencia. Para producir la leche de arroz se busca que al fermentar se rompa el almidón que ayuda a regular el funcionamiento del intestino. No tiene nada que ver con el agua de arroz que se consigue al hervir el grano del cereal en agua para detener la diarrea. Es alta en carbohidratos y contiene menos proteínas que la leche de soja y almendras. No contiene ni colesterol ni gluten y es baja en sodio. Es traslúcida y menos espesa que las demás. Sabe a arroz, por lo que es muy recomendable para preparar postres.

La leche de almendras se puede preparar en casa y es, en mi opinión, una delicia, un verdadero capricho de autor. No se fermenta en el estómago y contiene 50% más de calcio que la leche de vaca, además de vitamina D y A. En términos calóricos, la prefieren quienes están a dieta, una taza de leche de almendras sin endulzar contiene 40 calorías, mientras una taza de leche de soja contiene hasta el doble. Tiene alto contenido en ácido oleico. Cabe aclarar que tanto las grasas en la leche de almendras como en la de soja son benéficas. La leche de almendras beneficia al sistema cardiovascular y a la digestión gracias a que contiene omega-3 y omega-6. Tiene menos proteínas que la leche de soja y similar cantidad de fibra y minerales. Una ventaja notable sobre las demás leches, es que la de almendras cuenta con mayor cantidad de vitamina E y manganeso. Asegúrese de agitar el contenedor antes de usar.

 

La leche de coco se hace de la pulpa del fruto diluida en agua debido a su alto contenido en grasas, en su mayoría saturadas. Apenas contiene proteínas, sin embargo su alta dosis en hidratos de carbono la hace una bebida energética. Es rica en sales minerales. Evite comprarla enlatada.

La cantidad de grasas de los cuatro tipos de leches en cuestión, es similar a la de la leche semidescremada de vaca. En calorías, en proteínas, grasas e hidratos de carbono la leche de almendras gana el 1er lugar; la de soja en fibra y hierro. Esta información no deberá ahorrar la laboriosa lectura de la ficha nutricional que varía de marca a marca, así como de la recomendación de un nutriólogo en casos de intolerancias o alergias.

Las malteadas, jugos, postres, potajes y sopas nunca habían tenido posibilidad de aderezarse con tanto lujo como desde que contamos con alternativas versátiles en los estantes de las tiendas naturistas y de productos gourmet.

 

Imagina el sabor de una sopa de zanahoria con mantequilla de cacahuate y un chorrito de leche de coco. Un jugo verde de hierbabuena, perón, kiwi y un chorro de leche de almendras. Un arroz con leche de arroz y una raja de canela.  Un panque de  plátano con leche de avena y nuez de la india. Honestamente me cuesta concebir algo con soja, ¿alguien tiene una sugerencia apetecible? Si alguna vez extrañamos la visita del lechero, es buen momento para contentarnos.

 

 

Comentario:



Comentario:



Historial de comentarios: Leches Vegetales
Nombre: Fecha: Comentario:
Alejandra Sordo Ruiz 08/01/2013 Qué interesantes alternativas a la leche de vaca, que en lo personal me cae muy pesada! he notado que ha aumentado también el consumo del agua de coco, está en auge en Estados Unidos, parece que es el gatorade natural y además es anticancerígeno! me encantaría que publicaras algo al respecto, saludos!

 

Laia Bárber, Todos los Derechos Reservados © México 2015.