Registro

Sigue el blog por Email
Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.







 

 

 

Los Transgenéricos
Por Laia Bárber

          Los avances en la ingeniería genética permiten al hombre modificar la vida y crear seres nuevos. Esta sección del blog es relevante en el mismo sentido que lo que vemos, leemos y escuchamos nos nutre o hace perder el tiempo y la salud. Por ello, en manos de quién está la biotecnología y al servicio de qué intereses la producción y venta de transgénicos ocupa la emisión número X.

La experimentación en los laboratorios, las patentes, compra-venta y siembra de transgénicos es una industria millonaria difícil de desentrañar. Al día de hoy existen 80 transgénicos que controlan seis empresas transnacionales de la agro-biotecnología: Dupont, Syngenta, Bayer, Basf, Dow y, en particular, Monsanto (entre cuyos productos encontramos el poliestireno, DDT, agente naranja, sacarina, aspartame-Nutrasweet).


Los transgénicos

Un transgénico es un organismo vivo (virus, bacteria, vegetal, animal e incluso humano) modificado genéticamente para producir variedades convenientes. Alterar los ritmos naturales de crecimiento y desarrollo; aumentar la resistencia a enfermedades, herbicidas, insecticidas, condiciones climáticas o bien para mejorar su calidad nutricional hace de los productos transgénicos seres vivos a la medida del productor, aparentemente. El organismo del que se toman los genes puede pertenecer a la misma especie o a un reino diferente, lo que hace indiscutible la concepción de seres de información genética inéditos. La discusión se centra en dos temas: las alergias que nuevas proteínas pueden generar y la resistencia a antibióticos que podrían desarrollar las bacterias intestinales de humanos y animales que los consumen.

Quienes comercializan las semillas transgénicas ofrecen a los productores, plantas capaces de resistir muchas de las variables externas que hacen vulnerable la agricultura. Implantan genes para aumentar la resistencia a heladas, para incrementar el periodo de maduración y conservación que facilite su almacenamiento y transportación. Todas estas ventajas reducen considerablemente los costos y aumentan los dividendos. Los productores de estas semillas de súper poderes añaden cualidades nutritivas adicionales, incluso podrían hacer que las semillas sean portadoras de vacunas. En un mundo cuya tasa de crecimiento demográfico aumenta a niveles terroríficos esta información puede manipularse a la medida de la alarma y la necesidad real.

Aun cuando las variedades transgénicas de maíz BT y 1507, trigo y soya han inundado los mercados de países tercermundistas principalmente, se desconoce cómo se van a comportar en situaciones distintas a las del laboratorio, así como el nivel de riesgo que representan para el consumo. Su dispersión en los ecosistemas es incontenible e irreversible. La proliferación de los transgénicos extinguirá las variedades criollas. Tergiversar los ritmos y patrones propios de la perfección con que está diseñada la naturaleza atenta contra el sentido común. El hecho de que las semillas patentadas no estén al alcance de los productores locales es otra de las grandes desventajas.
Estas versiones de plantas diseñadas a la manera de los superhéroes, llevan integradas sus armas secretas para matar a los insectos y bacterias que las ingieren e invaden, Más aún, resisten el agroquímico que subsiste en ellas hasta llegar al consumidor.

En México, La Secretaría de Salud ha aprobado el consumo de cinco orgs (organismos modificados genéticamente): la canola, jitomate, papa, soya y algodón, pero no cuenta con elementos que le permitan hacer un seguimiento de sus efectos en la salud.

Greenpeace se opone a toda liberación de omgs al medio ambiente, argumenta que éste “no debe convertirse en un gigantesco experimento con intereses comerciales”. La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO por sus siglas en inglés) asegura que la biotecnología “es como el fuego, puede ser utilizado para cocinar los alimentos o incendiar la casa”. Francia, Austria, El Reino Unido, Alemania, Noruega, Japón, Italia y Canadá han tomado medidas para prohibir la importación y siembra de transgénicos.

Como consumidores tenemos la obligación de resistir la inercia de los conglomerados que nos acosa, informarnos acerca de lo que compramos es fundamental. Se acabaron los tiempos en que los perecederos los surtía un centenario mercado sobre ruedas con todas las ventajas de agricultores sustentables, hoy, en vías de extinción si solo compramos en Wallmart, Sam’s y Costco productos lindos de dudoso origen y efectos peligrosos.

El bienestar de nuestro cuerpo y espíritu deriva de las ideas, motivaciones y sustancias que ingerimos, GREENPEACE publicó una lista de produtos mexicanos libres de transgénicos y otros saturados de ellos:
http://www.ecoosfera.com/2011/03/lista-de-marcas-y-productos-que-utilizan-transgenicos-en-mexico/

 

Comentario:



Comentario:



Los transgenéricos
Nombre: Fecha: Comentario:
     

 

Laia Bárber, Todos los Derechos Reservados © México 2014, (Bimestre Marzo-Abril 2014).